Buscar
  • Allan Madriz V

Una conversación con el tiempo






Cuando te conocí la primera vez creo que fue en una carrera de mis padres y no era la carrera contra alguien más me pareció que era contra ti, por alguna razón les habías sacado ventaja y ahora alcanzarte se hacía más complicado, después comencé a toparme contigo conforme me hacia un poco más grande ya que te debo confesar que pequeño ni sabia si estabas, en fin aún en mi crecimiento como te decía me tope contigo algunos momentos y era importante sin embargo la mayor parte no tanto, en todo caso ya habías llegado y yo no, que más daba, una llamada de atención o una advertencia no tenían peso en mi en ese momento.

¿No te has preguntado que significas para la gente? ¿Pasas en el mismo momento para ti, pero no es el mismo momento para ellos cuando tu llegas? ¿Qué dejas cada vez que pasas?

Hoy te escribo por que guardo la esperanza de que las personas que lo lean comiencen a pensar en ti de una forma diferente, talvez con mas gentileza y compasión acerca de ellos mismos y creo que cuando lo hagan ahí podrán verte un poco más y reconocerte que a pesar de que pasas muy seguido por nosotros y no te detienes por que no puedes nos dejas más amor, más amabilidad y más vida que la que parece te llevas cuando avanzas.

Sabes algunas veces me pregunto por que para algunos eres lento y para otro eres rápido, según la parte científica eres exactamente igual todo el tiempo, eres el mismo en la mañana, en la tarde y cuando el sol dice adiós, ¿Qué será que entonces si eres el mismo no todos te sentimos así?

Imagínate que hasta tienes una ley llamada la Ley de Weber y que de alguna forma explica conforme nuestra edad avanza sentimos que pasas más rápido y que si soy pequeñín eres más “lento” por decirlo así.

Que más da lo que invertí en escribirte y dejarlo a mis lectores hoy espero haya valido la pena, (escribirte para mi si), de igual manera espero para ellos también ya que he descubierto conforme avanzo que eres muy valioso, que eres irrecuperable y que lo olvidamos, posiblemente por ese sentido de eternidad que vive en nosotros y que una acción tuya algunas veces nos recuerda que para nosotros eres finito, que vamos en un tren que lideras y que la sensación de ir despacio o rápido no depende de ti, depende de nosotros y como te sacamos el máximo provecho; y por eso quiero darte hoy desde mi perspectiva esos momentos que por lo menos para mi has quedado mucho más lento que lo tú haces con regularidad:

· Un beso con el corazón

· Una sonrisa verdadera

· Un acto de generosidad

· Un abrazo sincero

· La mirada de una madre a su hijo recién nacido

· Un padre orgulloso de su hijo

· La mirada de tu abuela cuando ha visto todo lo que construyo

· Una mirada al cielo agradeciendo por lo bendecido que eres.

Y llegaré hasta aquí porque me gustaría que si el querido lector ha llegado hasta aquí coloque que otros momentos van en este post que sienta han hecho más lento a nuestro amigo, ¿te animas? Espero que sí.

Estas en mi pasado, estas en mi futuro y, sin embargo, aunque valoro eso, creo que verte en este “presente” es lo que hoy me permite escribirte y valorarte aún más, por eso creo que hasta ahora no había podido preguntarte de forma directa ¿Cómo te llamas? Yo te conozco como “tiempo” y sin embargo ¿es ese tu nombre real?


Creo que si lo es o por lo menos en el correr de los días del hombre ese nombre te ha definido, le he preguntado a filósofos, emperadores, científicos y obispos y ellos dijeron esto de ti:

Platón: “El tiempo es la imagen de la Eternidad, el tiempo es tanto una idea abstracta, como una realidad de la vida”

“El tiempo es implacable porque nunca deja fluir y todo lo que existe está sometido a su efecto”. (A. Einstein)

El tictac de los relojes parece un ratón que roe el tiempo. Alphonse Allais (1855-1905) Escritor francés.

El tiempo es como un río que arrastra rápidamente todo lo que nace. Marco Aurelio Emperador romano

“Si nadie me lo pregunta, lo sé; si quiero explicarlo a quien me lo pide, no lo sé.” San Agustín (354-439) Obispo y filósofo

Te llamaré así sin embargo me gustaría también llamarte “Mi Tiempo” se hace un poco intimo entre nosotros y como dice Jorge Luis Borges “«El tiempo es la sustancia de que estoy hecho, el tiempo es un río que me arrebata, pero yo soy el río; él es el tigre que me destroza, pero yo soy el tigre. Es un fuego que me consume, pero yo soy el fuego»

Gracias tiempo y gracias a ti por tu “tiempo”.

Positivamente,

Allan Madriz V

Coach

16 vistas
  • LinkedIn
  • Twitter

©2016-2020 por AMV Coaching Action

Realizado con amor y pasión desde la bella Costa Rica,

San José,Goicoechea, Guadalupe